25/7/07

La reencarnación: ¿vidas pasadas, supermemoria o gran imaginación?


La reencarnación, creencia religiosa oriental, también se vincula a la controvertida parapsicología. Con respecto a ella los parapsicólogos plantean diversas hipótesis explicativas como, por ejemplo, que es en realidad una herencia neurológica que nos permitiría conocer recuerdos ancestrales (inconsciente colectivo según el psicólogo suizo C. G. Jung).
Otra nos diría que la «reencarnación» sería producto de una cierta forma de telepatía: el supuesto «reencarnado» recepcionaría los pensamientos ajenos y así podría interpretársele como que otras almas o espíritus se posesionasen de él o que las mentes humanas son inmortales y que sólo se trasladan de un cuerpo a otro.
De otro lado, dsde hace décadas ya se recurre a la hipnosis para saber qué vidas llevaron en el pasado las “almas inmortales” (reencarnadas) de diversa gente -(M. Bernstein: The Search of Bridey Murphy [La búsqueda de BrideyMurphy, N.J.: 1956], Th. Dethlefsen: Das Erlebnisder Wiedergeburt [La experiencia del renacer, Munich: 1976], J. Iverson: More Lifes than One? [¿Más de una vida?, Londres: 1977).
Cualquier persona con cierta base teórica y práctica en hipnosis puede hacer «recordar» a otra cómo se llamaba, dónde y de qué vivía en sus existencias anteriores.
Por ejemplo, el hipnotizado puede decir que era un noble inglés del siglo XIX o una hermosa campesina del Incario e inclusive puede contar estas cosas con palabras que nos sonarían a inglés insular o quechua andino, en ambos casos puede describirnos con cierto detalle cómo era su localidad, su forma de vestir y costumbres. ¿Cómo explicar eso? Bueno, el inglés lo tenemos por doquier, su influencia es tremenda desde el término de la Segunda Guerra Mundial, es el latín de nuestro tiempo y gracias al cine y la televisión cualquier pueblo con un mínimo de tecnología está marcadamente influenciado por él; la mayoría de nosotros de algún modo u otro lo escucha o lo ve escrito en los medios de comunicación (hay quienes prefieren usar el término inglés media).
Y de otro lado el quechua -en sus diversas variantes- es hablado por una gran mayoría de nuestros compatriotas. Así nos gusten o no, los hallamos estudiado o no, nos acordemos o no conscientemente, cualquiera de nosotros conocemos algunas de sus palabras o de sus sonidos. Y claro está a través de relatos, libros y películas se pudo haber conocido algo de la vida de aquellas épocas en la infancia o adolescencia y olvidado después para finalmente recordarse -criptomnesia- bajo hipnosis.
Casi todos desde pequeños hemos sabido de historias de gente de tierras o épocas lejanas, y oído palabras o frases distintas a nuestro propio idioma, sea por la escuela, los libros o revistas, los medios o por experiencia. Así, no es nada del más allá que podamos repetirlas o recrearlas estando hipnotizados, incluso si en estado consciente no recordamos haberlas aprendido.
Por supuesto que un sujeto hipnotizado también puede equivocarse en describir o inventar imaginativamente sucesos que no corresponden a la época o lugar señalados o hablar incoherentemente en un idioma inexistente. O en el peor de los casos no describir ninguna vida anterior («no recuerdo nada»).
En la supuesta regresión la memoria y la imaginación del sujeto hipnotizado son inducidas -a propósito o no- por las preguntas del hipnotizador a inventar presuntas vidas pasadas e incluso un idioma inexistente. (Por eso actualmente la hipnosis ya está descartada, por ejemplo, en los EE.UU. como prueba testimonial en los tribunales de justicia).
También no pocas veces se muestran exageradamente casos de niños que supuestamente tienen una conocimiento obtenido de vidas anteriores cuando simplemente lo adquirieron en esta vida. Y, claro, los fraudes son algo muy común para ganar fama y dinero fácil a través de la buena fe, desconocimiento o deseos de la gente con las siempre redituables creencias sobrenaturales o paranormales.
La idea de la reencarnación apoya la idea de la trasmigración de las almas. Pero ésta es contradictoria pues, ¿de dónde vinieron las de los millones de seres humanos cuando antes sólo había miles y aun cientos? ¿De otros seres vivos o de seres sobrenaturales? No hay pruebas científicas de estos últimos.

No hay comentarios: